Tema de interés

Cambio de domicilio fiscal

 

Cuando un ciudadano decide cambiar su domicilio fiscal debe tener en cuenta que dicho cambio puede tener efectos de naturaleza tributaria A continuación tratamos de resolver las dudas más frecuentes para los ciudadanos cuando cambian de domicilio.

 
¿Qué se entiende por domicilio fiscal? El domicilio fiscal es el lugar donde se localiza al contribuyente en sus relaciones con la Administración Tributaria. Éste, para las personas físicas, es donde se encuentre la residencia habitual del contribuyente.
 
¿Dónde se encuentra la residencia habitual?
 
Regla general: Se entenderá que una persona física tiene su residencia habitual en el Territorio Histórico de Álava aplicando sucesivamente las siguientes reglas:
 
1.ª Cuando permaneciendo en el País Vasco un mayor número de días del período impositivo (normalmente, el año natural), el número de días que permanezca en Álava sea superior al número de días que permanezca en cada uno de los otros dos Territorios Históricos del País Vasco.
 
2.ª Cuando tenga en Álava su principal centro de intereses. Se considerará que se produce tal circunstancia cuando obteniendo una persona física en el País Vasco la mayor parte de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), obtenga en Álava más parte de la base imponible que la obtenida en cada uno de los otros dos Territorios Históricos, excluyéndose, a ambos efectos, las rentas y ganancias patrimoniales derivadas del capital mobiliario y las bases imponibles imputadas.
 
3.ª Cuando sea Álava el territorio de su última residencia declarada a efectos del IRPF.
 
Las reglas anteriores son sucesivas, es decir, sólo se aplicará la 2ª regla, si no se puede aplicar la 1ª, y del mismo modo, sólo se aplicará la 3ª regla si no se pueden aplicar la 1ª y la 2ª.
 
Presunción especial: Cuando se presuma que una persona es residente en territorio español, porque  su cónyuge (no separado legalmente) y los hijos menores de edad que dependan de él/ella tienen su residencia habitual en Álava, se considerará que tiene su residencia habitual en dicho territorio. Esta presunción admite prueba en contrario.
 
Situaciones en las que no producen efectos los cambios de residencia:
 
No producirán efectos los cambios de residencia que tengan por objeto principal lograr una menor tributación efectiva.
 
Se presumirá, salvo que la nueva residencia se prolongue de manera continuada durante, al menos, tres años, que no ha existido cambio cuando concurran las siguientes circunstancias:
 
1.ª Que el año en el cual se produce el cambio de residencia o en el siguiente, la base imponible del IRPF sea superior en, al menos, un 50% a la del año anterior al cambio.
 
2.ª Que en el año en el cual se produzca dicha situación, la tributación efectiva por el IRPF sea inferior a la que hubiese correspondido de acuerdo con la normativa aplicable del territorio de residencia anterior al cambio.
 
3.ª Que en el año siguiente a aquél en el que se produce la situación a que se refiere la circunstancia 1.ª anterior, o en el siguiente, se vuelva a tener la residencia habitual en dicho territorio.
 
¿Tengo que comunicar el cambio de domicilio fiscal a la Hacienda Foral?
 
Sí, cuando se cambia de domicilio debe ponerlo en conocimiento de la Hacienda Foral.
 
¿Cómo puedo comunicar el cambio de domicilio fiscal?
 
La comunicación del cambio del domicilio fiscal podrá realizarse:
 

- Por teléfono, siempre que no haya que aportar documentación (si el traslado se realiza dentro del Territorio Histórico de Álava)

- Acudiendo personalmente a las oficinas de Hacienda de Vitoria-Gasteiz, Llodio o Laguardia y presentar el modelo 009

- Enviando el modelo 009 por correo o por Fax

 
¿Qué documentación debe aportarse para comunicar el cambio de domicilio fiscal?
 
En caso de que el ciudadano traslade su domicilio dentro del Territorio Histórico de Álava, no es necesario aportar ninguna documentación justificativa.
Si se traslada a vivir fuera del Territorio Histórico de Álava, deberá adjuntar al modelo 009 el certificado de empadronamiento en el nuevo domicilio.
Si viene a vivir al Territorio Histórico de Álava procedente de cualquier otro territorio, deberá presentar certificado de empadronamiento en Álava y fotocopia del DNI/NIE.
 
¿Cómo afecta el cambio de domicilio fiscal a las bonificaciones obtenidas por inversión de vivienda habitual?
 
Los ciudadanos pueden aplicar una deducción por las cantidades invertidas en la adquisición de su vivienda habitual en su declaración del IRPF.  Para más información al respecto, consulte “Vivienda: comprar una vivienda” y Preguntas más frecuentes.
 
Se entiende que la vivienda habitual es aquélla en la que se reside durante un plazo continuado de, al menos, tres años.
 
Sin embargo, cuando el abandono de la vivienda habitual se produce antes del transcurso del plazo de tres años, no se produce la pérdida del derecho a la deducción por las cantidades invertidas siempre que dicho abandono se produzca, entre otras, por las siguientes circunstancias:
 

- Fallecimiento del contribuyente

- La vivienda no está adaptada al grado de discapacidad que pueda tener un ciudadano, o un ascendiente, descendiente, cónyuge o pareja de hecho que conviva con el contribuyente

- Separación matrimonial o extinción de la pareja de hecho

- Traslado laboral, obtención del primer empleo o de otro empleo

- Circunstancias económicas que impidan hacer frente al pago de la vivienda en el plazo de tres años u otras circunstancias análogas.

 

El cumplimiento de estas circunstancias deberá acreditarse mediante la correspondiente documentación justificativa, que deberá conservarse durante el plazo de cuatro años.
 

En relación con el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, la adquisición de vivienda habitual tributa en este impuesto al tipo reducido del 2,5% siempre y cuando se reúnan una serie de requisitos y uno de ellos es que el adquirente la destine a vivienda habitual en los términos a que se refiere el apartado 8 del articulo 89 de la NF 3/2007, de 29 de enero, de IRPF y sus normas de desarrollo. Este tipo reducido se aplicará siempre y cuando el contribuyente resida en la vivienda durante un plazo continuado de tres años.

 

No obstante, se entenderá que la vivienda no pierde el carácter de habitual a pesar de no haber transcurrido el plazo de tres años, cuando se produzcan las mismas circunstancias que el caso de la deducción por vivienda.

 

Igualmente el préstamo solicitado para la adquisición de la vivienda habitual está exento y el contribuyente no perderá el derecho a gozar de la exención, cuando la vivienda deje de ser habitual debido a las circunstancias antes mencionadas aún cuando transcurra el plazo de 3 años.

Pueden servir como justificantes, por ejemplo, un certificado del Ayuntamiento de que la vivienda no está adaptada para una determinada discapacidad, la sentencia de divorcio, una carta de despido laboral, los papeles del desempleo…

Otros temas de interés: