Familia: Fallecimiento y recibir una herencia

 

El fallecimiento de una persona tiene incidencia en la aplicación de los siguientes impuestos

Impuesto sobre sucesiones

Cuando una persona fallece, se han de inventariar los bienes que forman parte de la herencia del fallecido. Si este estuviera casado y el régimen económico del matrimonio fuese el de gananciales, los bienes que integran la herencia del fallecido son la mitad de los gananciales y los privativos que en su caso pudiera tener.

Los herederos tributan por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones por los bienes heredados del fallecido. De la misma forma deberán tributar las cantidades que reciban los beneficiarios de los seguros de vida que tuviese contratados el fallecido.

¿Cuándo se debe tributar ante la Diputación Foral de Álava?

Se debe tributar ante la Diputación Foral de Álava, cuando el fallecido tuviera su residencia habitual en Alava en el momento del fallecimiento.

¿Cuándo se aplica la normativa Foral Alavesa?

Se aplicara la normativa Foral Alavesa siempre que el fallecido tuviera su residencia habitual en Álava en el momento del fallecimiento y además hubiera residido los últimos 5 años en Alava o en cualquier otro punto de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Si el causante en el momento del fallecimiento tenia su residencia habitual en Álava, pero no cumplía el requisito de haber residido los 5 últimos años Álava o en cualquier punto de la Comunidad Autónoma del País Vasco, será competente la Diputación Foral de Alava pero aplicará la normativa de la Comunidad Autónoma de la cual procedía el fallecido. La regla de los 5 años no resultará aplicable a quienes hayan conservado la condición política de vascos con arreglo al artículo 7. º 2 del Estatuto de Autonomía.

Vamos a analizar la tributación de acuerdo con la normativa del Territorio Histórico de Álava.

¿Cómo tributan los bienes y/o derechos de la herencia?

Para hallar el importe sobre el que hay que tributar, hay que tener en cuenta que los interesados deberán consignar el valor real de los bienes y derechos, minorados por las cargas, deudas y gastos que sean deducibles. La normativa del Impuesto indica, dependiendo del tipo de bien que se trate (inmuebles, acciones, automóviles…) cómo debe valorarse el mismo:

a) Cargas deducibles: Son deducibles las cargas que disminuyan realmente el valor del bien, por ejemplo los censos y las pensiones. No se incluyen las hipotecas ni las prendas, ya que éstas no disminuyen el valor del bien.

b) Deudas deducibles: Son deducibles las deudas que haya dejado el fallecido. Si la deuda se ha contraído en el mes anterior al fallecimiento, deberá probarse que la misma es real y está justificada. Las deudas existentes entre padres e hijos no serán deducibles salvo que se pruebe su realidad.

Asimismo se pueden deducir las deudas que la persona fallecida tuviera por el pago de tributos o por deudas con la Seguridad Social, incluyendo a las que se tuviera que hacer frente después del fallecimiento.

c) Gastos deducibles, pueden deducirse:

- Los gastos de litigio que se ocasionen como consecuencia de la herencia cuando sean en interés común de todos los herederos.

- Los gastos de última enfermedad, entierro y funeral justificados. Los gastos de entierro y funeral deberán ser proporcionales y conforme a los usos y costumbres.

Una vez reducido el valor de los bienes y derechos en las deudas, cargas y gastos mencionados, hallamos el importe sobre el que tendremos que tributar.

Tributación en función del grado de parentesco

La obligación de hacer frente al pago del Impuesto sobre Sucesiones varía en función del parentesco que se guarde con la persona fallecida.

Las reducciones por parentesco y minusvalía son objeto de revisión anual y se pueden consultar en www.alava.net..

a) Cónyuge o pareja de hecho, descendiente, ascendiente, adoptantes o adoptados 

Los bienes y derechos recibidos por estas personas gozaran de exención en el Impuesto sobre Sucesiones. Sin embargo, existe obligación formal de declarar la herencia presentando la documentación correspondiente. 

b) Adquisiciones por primos, grados mas distantes y extraños: No hay reducción 

Tarifas aplicables

La cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se calcula aplicando al valor real de los bienes que se heredan la tarifa que corresponda, en función del grado de parentesco existente entre el fallecido y el heredero.

Existen tres Tarifas:

- La Tarifa I se aplica a los discapacitados

- La Tarifa II al Grupo de Parentesco I (Hermanos, sobrinos, tíos, suegros, yernos y nueras):

- La Tarifa III al grupo de Parentesco II (Adquisiciones por primos, grados más distantes y extraños)

¿Qué plazo hay para presentar la documentación?

En el caso de herencias, el plazo para presentar la documentación en Hacienda es el de 6 meses a contar desde la fecha en la que se produce el fallecimiento.

Dicho plazo se prorrogará automáticamente, sin necesidad de solicitud, por otro periodo de 6 meses, si bien en este caso se exigirán intereses de demora desde el día siguiente a la finalización del plazo inicial de 6 meses hasta el de presentación.

A la finalización de los plazos anteriores y siempre previa solicitud, se podrá conceder una prorroga extraordinaria de otros 6 meses. En estos casos procederá el pago de un recargo del 5% e intereses de demora desde el día siguiente a la finalización del plazo inicial de 6 meses hasta el de presentación.

Consúltese en www.alava.net la documentación que se debe aportar. 

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FISICAS

En relación con este Impuesto se pueden plantear las siguientes cuestiones:

¿Existe obligación de presentar la declaración del IRPF en nombre del fallecido?

Sí, existe obligación de presentar declaración del IRPF en nombre del fallecido. Se plantean dos posibilidades: 

- Presentar una declaración conjunta en la que se incluyan las rentas de la persona fallecida. En este caso se podrán aplicar en la declaración las deducciones personales y familiares a las que dé derecho la persona fallecida (deducción por descendiente, ascendiente, por tributación conjunta…).

- Presentar declaración individual del IRPF de la persona fallecida por las rentas obtenidas en el periodo comprendido entre el 1 de enero y la fecha del fallecimiento. 

Los bienes que en pago de su participación en la extinta sociedad de gananciales sean adjudicados al cónyuge viudo mantendrán la fecha y el valor de adquisición que tuvieran en el momento de la adquisición de los mismos por el matrimonio.

¿Qué ocurre si en algún año posterior los herederos quieren vender los bienes adquiridos por herencia?

En el caso de que posteriormente se quieran vender los bienes adquiridos por herencia se debe saber que, generalmente, la ganancia o pérdida que se obtenga deberá declararse en la declaración de la renta del ejercicio en que se vendan los bienes. 

La ganancia o pérdida se calcula como diferencia entre el valor de venta de los bienes y su valor de adquisición actualizado. Para actualizar el valor de adquisición se deben aplicar los coeficientes que indica la norma en función de la fecha en la que se produjo la adquisición. (CONSÚLTESE LA NORMATIVA AL RESPECTO).

En este caso, se deberá tener en cuenta que el valor de adquisición de los bienes es el valor que se hubiera dado a los mismos en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y la fecha en la que se adquiere es la fecha en la que se produce el fallecimiento de la persona de la que heredaste los bienes.

Otros temas de interés:

Enviar a un amigo
Enviar a un amigoCerrar formulario