¿Cuáles son las obligaciones fiscales de los recién llegados?

 

Cuando una persona comienza a residir en el Territorio Histórico de Álava procedente de otro Estado, le pueden surgir muchas dudas sobre cuáles son las obligaciones fiscales que debe cumplir a partir de este momento.

 

Determinación de cuándo una persona es residente en Álava

 

En primer lugar, será necesario determinar cuándo una persona es residente fiscal en el Territorio Histórico de Álava. Para conocer dónde se encuentra la residencia fiscal de un contribuyente puede consultar "Cambio de domicilio". A modo de resumen, una persona será residente fiscal en Álava cuando permanezca en este territorio durante más de 183 días al año o se encuentre su centro de intereses vitales. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual, si reside habitualmente en Alava el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél. 

 

Cuando un contribuyente fuera considerado residente fiscal en territorio alavés y en otro Estado, habría que acudir a los Convenios para evitar la doble imposición suscritos entre España y diferentes estados para determinar cuál es el lugar de residencia. En general, y de acuerdo con el Modelo de Convenio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuando una persona es considerado residente en dos estados, su situación se resolverá de la siguiente manera: 

 

- Esa persona será considerada residente del Estado donde tenga una vivienda permanente a su disposición; si tuviera una vivienda permanente a su disposición en ambos Estados, se considerará residente del Estado con el que mantenga relaciones personales y económicas más estrechas (centro de intereses vitales).

- Si no pudiera determinarse el Estado en el que dicha persona tiene el centro de sus intereses vitales, o si no tuviera una vivienda permanente a su disposición en ninguno de los Estados, se considerará residente del Estado contratante donde viva habitualmente.  

- Si viviera habitualmente en ambos Estados o no lo hiciera en ninguno de ellos, se considerará residente del Estado del que sea nacional.  

- Si fuera nacional de ambos Estados o no fuera de ninguno de ellos, las autoridades competentes de los dos Estados contratantes resolverán el caso de común acuerdo.  

  

 En todo caso, habrá que analizar el Convenio para evitar la doble imposición que sea aplicable en cada caso.

 

Contribuyentes en situaciones especiales

 

Por un lado, existe un régimen especial de tributación para las personas que adquieran su residencia en Álava como consecuencia de su desplazamiento a territorio español, siempre que se cumplan determinados requisitos. Si el contribuyente opta por este régimen, tributará de acuerdo con las reglas del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR), es decir, tributará como no residente a pesar de mantener su condición de contribuyente por el IRPF. Los aspectos básicos de este régimen son los siguientes:

- La opción afecta al ejercicio del cambio de residencia y a los 5 siguientes.  

- La persona física no deberá haber sido residente en España durante los 10 años anteriores al nuevo desplazamiento. 

- El desplazamiento debe producirse como consecuencia de un contrato de trabajo.  

- Los trabajos deberán realizarse efectivamente en España.  

- Los trabajos deben realizarse para una empresa o entidad residente en España o para un establecimiento permanente en España de una entidad no residente.  

- Los rendimientos del trabajo derivados de la relación laboral no deben estar exentos del IRNR.

 

Por otro lado, las personas residentes de un Estado miembro de la Unión Europea que hayan obtenido al menos el 75% de su renta por rentas del trabajo y de actividades económicas en Álava, podrán optar tributar por el IRPF, siempre que esas rentas hayan tributado efectivamente durante el período por el IRNR.

 

Principales obligaciones cuando el contribuyente es residente en el Territorio Histórico de Álava

 

Las personas que tengan su residencia habitual en Álava tributarán ante dicha Hacienda Foral en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por la totalidad de la renta que obtengan, con independencia de donde procedan estas rentas y de donde esté el pagador.

 

Para el cálculo del Impuesto, la totalidad de la renta del contribuyente se divide en renta general y renta del ahorro.

 

De forma muy resumida, la renta general está constituida por los siguientes rendimientos:

 

- Rendimientos del trabajo: sueldos y salarios, retribuciones en especie, pensiones, indemnizaciones por despido, …  

- Rendimientos de actividades económicas: personas físicas que realizan una actividad empresarial, profesional, artística, o bien llevan a cabo una explotación ganadera, forestal o pesquera.  

- Otros Rendimientos del Capital Mobiliario: Corresponden a supuestos muy específicos como por ejemplo, los arrendamientos de negocios, rendimientos procedentes de la propiedad intelectual, si el beneficiario no es el autor.

- Rendimientos del Capital Inmobiliario: por ejemplo por el alquiler de locales de negocio (no de una vivienda, ver base del ahorro). No considera que existe una renta por la mera tenencia de un inmueble.  

- Imputaciones de Renta

    - Transparencia internacional.  

    - Instituciones de inversión colectiva en paraísos fiscales.

    - AIEs y UTEs.

- Ganancias y pérdidas que no sean del ahorro, por ejemplo, un premio en un concurso.

 Por otro lado, las siguientes rentas forman parta de la renta del ahorro: 

- Rendimientos del Capital Mobiliario  

     - Participaciones en fondos propios: por ejemplo, dividendos  

    - Cesión a terceros de capitales propios (sin vinculación): por ejemplo, intereses de un préstamo.  

    - Operaciones de seguro: por ejemplo, rescate de un seguro.  

- Rendimientos del Capital Inmobiliario cuando se correspondan con el arrendamiento vivienda.  

- Ganancias y pérdidas derivadas de transmisiones patrimoniales: por ejemplo, la ganancia o pérdida derivada de la venta de unas acciones o participaciones sociales o de un inmueble.  

 

La base imponible general se puede reducir por el abono de pensiones compensatorias y anualidades por alimentos, por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social y, en el supuesto que se trate de tributación conjunta, por la reducción por tributación conjunta (Ver "Familia: contraer matrimonio" y "Familia monoparental"). La base liquidable del ahorro sólo se puede disminuir si hubiera un exceso en la reducción por pensiones compensatorias y anualidades por alimentos.

 

Sobre las bases liquidables se aplica el tipo de gravamen según la escala que indica la normativa. La progresividad del impuesto implica que el tipo se incremente a medida que aumenta la base liquidable.  

Al calcular las bases liquidables el contribuyente tiene derecho a efectuar una serie de reducciones y bonificaciones, dependiendo de los rendimientos obtenidos y las circunstancias personales y familiares.

 

Adicionalmente, el contribuyente puede disfrutar de diversas deducciones, que minoran la cuota impositiva. Las deducciones más importantes son la deducción general y para incentivar la actividad económica, las deducciones familiares (Ver Familia: nacimiento o adopción de un hijo" y "Familia: tener personas a cargo") y personales y las deducciones por la vivienda habitual (ver "Vivienda: comprar una vivienda").

 

Gestión del Impuesto

 

Hay que tener en cuenta que para determinados tipos de ingresos, como por ejemplo los rendimientos del trabajo por cuenta ajena, se efectúan retenciones a cuenta del impuesto. La empresa de las personas que trabajan por cuenta ajena está obligada a practicar una retención en el sueldo al tipo aplicable según las tablas aprobadas por Hacienda (si quiere conocer cómo se calculan estas retenciones consulte "Trabajo: ¿Cómo sé si me retienen correctamente?"). Por otro lado, las personas que trabajan por cuenta propia, están obligadas a realizar pagos fraccionados.

 

Las cantidades retenidas y los pagos fraccionados se realizan a cuenta de la cuota del impuesto, como si fuese un pago anticipado del mismo, lo que determina que en el momento de la liquidación disminuye el importe que resulta a pagar de cada declaración.

 

Todas las personas cuyos ingresos superen una cantidad mínima están obligadas a liquidar su propia cuota tributaria y presentar una declaración por el IRPF en la Hacienda Foral de Álava.

 

La declaración puede presentarse por diferentes sistemas. Consúltese "IRPF: presentación de la declaración" . La declaración podrá ser individual o conjunta cuando se trate de una unidad familiar (Ver "Familia: contraer matrimonio" y "Familia monoparental").

 

La declaración del IRPF debe presentarse entre los meses de mayo y junio del año siguiente al ejercicio considerado. Por ejemplo, la declaración del ejercicio 2012 se presenta entre el 4 de mayo y el 25 de junio de 2013.

 

Si unos mismos rendimientos hubieran tributado en dos países diferentes, se podrá aplicar un método para evitar la doble imposición. El método más habitual es que se podrá deducir el impuesto pagado en el extranjero con el límite del impuesto que hubiera pagado en Álava. No obstante, se debe aplicar el método que, en el caso de existir, el Convenio de Doble Imposición suscrito entre España y el país dónde haya tributado la renta.

  

Principales obligaciones fiscales cuando el contribuyente no es residente en territorio español

 

Las personas que residen en el extranjero están obligadas a tributar por las rentas obtenidas en el Territorio Histórico de Álava por el Impuesto sobre la Renta de no Residentes (IRNR).

 

Los no residentes tributarán sólo por las rentas que se entiendan obtenidas en España. Cuando existe un Convenio de Doble Imposición aplicable suscrito entre España y el Estado de residencia del no residente, será éste el que determine si la renta tributa o no en España.

 

Por ejemplo, tributarán los rendimientos del trabajo cuando éste se realice en Álava, salvo que se produzcan determinadas circunstancias. Así también tributará la ganancia patrimonial por la venta de un inmueble situado en Álava. Estas rentas se gravan sin tener en cuenta la situación familiar del contribuyente y sin deducir ningún gasto.

 

El tipo de gravamen con carácter general es del 24%, por ejemplo, aplicable a las rentas del trabajo. Sin embargo, dependiendo de los rendimientos obtenidos este tipo varía. Por ejemplo, en el supuesto de dividendos, intereses y ganancias patrimoniales el tipo es del 19%.

 

Los asignados considerados no residentes fiscales en España que obtengan rentas en España sujetas a tributación (rendimientos de capital mobiliario, inmobiliario, ganancias de patrimonio,...), o rentas exentas, estarán obligados a presentar declaración por este impuesto. Sin embargo, no existirá obligación de presentar declaración cuando sobre la renta percibida se haya practicado la correspondiente retención o ingreso a cuenta o ya haya sido declarados por el retenedor. Si no se ha practicado retención, debería declarar dichas rentas a través de los siguientes modelos:

 

- Modelo 210: Es la declaración de carácter general, y se utiliza para declarar cada renta de forma separada. Con carácter general, el plazo de presentación e ingreso será de un mes desde la fecha en la que el rendimiento sea exigible.

- Modelo 215: permite agrupar en una misma declaración varias rentas obtenidas por uno o varios contribuyentes no residentes sin establecimiento permanente generadas en un mismo trimestre natural. Se presenta durante los 25 primeros días de los meses de abril, julio, octubre y enero. 

 

Las declaraciones con solicitud de devolución podrán presentarse a partir del término del período de declaración e ingresos de las retenciones o ingresos a cuenta que motivan la devolución, en los siguientes plazos. 

- Dos años, en el supuesto de que la solicitud derive de la aplicación de un Convenio para evitar la doble imposición.  

- Cuatro años, en los restantes supuestos.  

 

El contribuyente puede designar un representante para que le represente ante la Administración tributaria en relación con sus obligaciones por este impuesto.

Enviar a un amigo
Enviar a un amigoCerrar formulario