Tema de interés

Familia: Discapacidades

 

Las personas con discapacidad pueden disfrutar una serie de beneficios fiscales en los impuestos que a continuación se exponen.

Debe tenerse en cuenta que para la aplicación de los beneficios fiscales que a continuación se señalan la condición de persona con discapacidad deberá poder acreditarse. A este respecto, el artículo 66 del Reglamento del (IRPF) señala en que casos se entiende acreditada tal condición.

¿Cómo tributan las prestaciones o pensiones percibidas en el IRPF?

Se encuentran exentas del IRPF, las prestaciones reconocidas por la Seguridad Social, o por organismos que la sustituyan, que a continuación se exponen:

- Las prestaciones reconocidas como consecuencia de lesiones permanentes no invalidantes, incapacidad permanente parcial, total, absoluta o gran invalidez.

- Las prestaciones reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativa al régimen especial de la Seguridad Social mencionado.

- Las prestaciones que sean reconocidas a los socios cooperativistas por las entidades de previsión social voluntaria.

En los dos últimos casos, la cuantía exenta tendrá como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda. El exceso tributará como rendimiento del trabajo, entendiéndose producido, en caso de concurrencia de prestaciones de la Seguridad Social y de las mutualidades o entidades de previsión social voluntaria antes citadas, en las prestaciones de estas últimas.

- Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas, siempre que la lesión o enfermedad que hubiera sido causa de las mismas inhabilitara por completo para el ejercicio de toda profesión u oficio.

Como regla general, las prestaciones señaladas anteriormente no se encontrarán exentas si el contribuyente desarrolla, simultáneamente una actividad económica o percibe rendimientos del trabajo (excepto determinados rendimientos que si son compatibles con la exención). En estos casos, se deberá tributar tanto por la prestación que percibes como por los restantes rendimientos.

No obstante cuando se perciban las prestaciones en forma periódica, esta incompatibilidad no será de aplicación en el período impositivo en que se perciba por primera vez la prestación.

Para obtener información sobre qué rendimientos del trabajo son compatibles con la exención por prestaciones véase el artículo 18.a) de la Norma Foral del IRPF.

¿Cuáles son las implicaciones de tener una discapacidad y trabajar?

Los porcentajes de retención que se detraen de las nóminas de trabajadores con discapacidad igual o superior al 33% son desde 1 punto porcentual hasta 12 puntos porcentuales más bajos que los que se aplican al resto de trabajadores. La disminución en los porcentajes de retención depende del grado de discapacidad.

Para obtener información sobre la cuantía véase "Preguntas más frecuentes"

Cualquier persona que haya percibido rendimientos del trabajo (subsidios por desempleo, prestaciones de planes de pensiones, etc.) puede aplicar una bonificación, cuyo importe depende del rendimiento neto recibido en el ejercicio. La bonificación oscila entre 3.000 euros y 4.650 euros. No obstante, las personas con una discapacidad igual o superior al 33%, incrementan la bonificación en un 100% o 250% dependiendo del grado y tipo de discapacidad.

Para obtener información sobre las cuantías concretas véase "Preguntas más frecuentes"

Particularidades relativas a la vivienda habitual de personas con discapacidad

En el supuesto de que no se hubiera residido en una vivienda durante el plazo continuado de tres años por ser inadecuada al grado de discapacidad, dicha vivienda no perderá el carácter de habitual a los efectos de la aplicación de la deducción del IRPF y del tipo reducido del 2,5 % del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.

Para más información sobre las deducciones por discapacidad véase evento "Vivienda: comprar una vivienda".

Se asimilará a la adquisición de vivienda habitual, a efectos de practicar la deducción por adquisición de vivienda, las obras realizadas por el contribuyente discapacitado o por el contribuyente que conviva con un discapacitado bajo determinadas circunstancias, en los casos siguientes:

- Obras e instalaciones de adecuación que se efectúen en la vivienda habitual (también si ésta se encuentra ocupada a título de arrendatario, subarrendatario o usufructuario).

- Obras de modificación de los elementos comunes del edificio que sirvan de paso necesario entre la finca urbana y la vía pública.

- Obras necesarias para la aplicación de dispositivos electrónicos.

Para obtener información sobre los requisitos para poder aplicar la deducción por adquisición de vivienda en los casos de obras de adecuación véase el artículo 68 de la Norma Foral del IRPF

La ganancia patrimonial que se ponga de manifiesto con ocasión de la transmisión de la vivienda habitual por parte de una persona en situación de dependencia estará exenta.

Deducción prevista en el IRPF para las personas con discapacidad

La deducción por discapacidad aplicable dependerá del grado de minusvalía que se tenga y de la necesidad de ayuda de tercera persona.

De esta forma, si tienes una discapacidad igual o superior al 33% podrás deducirte en tu declaración de renta un importe que oscila entre los 771 euros y los 1.649 euros, en función del grado de minusvalía.

Para obtener información sobre las cuantías concretas véase "Preguntas más frecuentes"

Ahora bien, si las rentas anuales de la persona con discapacidad no superan el doble del Salario mínimo interprofesional y dependes de algún familiar o convives con otra persona, éstos últimos podrán aplicar en su declaración de IRPF la deducción que correspondería en función del grado de minusvalía. Si ambos presentasen la declaración, se deberá decidir cuál de los dos se aplica la deducción.

Para más información sobre las deducciones por discapacidad véase evento "Personas dependientes".

Aportaciones realizadas a sistemas de previsión constituidos a favor de personas con discapacidad

Se podrán reducir de su base imponible general de la declaración del IRPF, con el límite de 24.250,00 euros anuales, las aportaciones realizadas a sistemas de previsión social por las personas con discapacidad que se detallan a continuación:

- Aquellas con un grado de minusvalía física o sensorial al menos del 65%,

- Aquellas con un grado de minusvalía psíquica al menos del 33%,

- Aquellas personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente en virtud de las causas establecidas en el Código Civil con independencia de su grado.

Estos sistemas de previsión social pueden ser los siguientes: entidades de previsión social voluntaria (E.P.S.V.), planes de pensiones (incluidos los regulados en la Directiva 2003/41/CE), mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial, seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o de gran dependencia conforme a lo dispuesto en la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia.

Adicionalmente, determinadas personas (familiares, tutores, etc.) que realicen aportaciones a favor de las personas con discapacidad mencionadas anteriormente podrán reducirse las mismas su base imponible en su declaración del IRPF con el límite de 8.000 euros anuales.

En el caso de que se realicen aportaciones en ambos casos, primero, se reducirá la base imponible de la persona con discapacidad en el importe de sus propias aportaciones y sólo si las mismas no alcanzan el límite máximo, podrá el familiar reducirse en su base imponible del IRPF la aportación que haya realizado a favor de la persona con discapacidad.

El límite del total de las reducciones practicadas por la persona con discapacidad y los familiares es de 24.250 euros.

Para más información sobre las deducciones por discapacidad véase evento "Familia: Personas dependientes".

Aportaciones realizadas al patrimonio protegido de personas con discapacidad.

Aquellas personas que realicen aportaciones al patrimonio protegido de personas con discapacidad tienen derecho a practicar una deducción en su declaración del IRPF. En ningún caso darán derecho a esta deducción las aportaciones realizadas por la persona con discapacidad titular del patrimonio protegido.

Estas aportaciones no supondrán una ganancia o pérdida patrimonial en el IRPF para el transmitente, y se encuentran exentas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Adicionalmente, las escrituras en las que se documenten las aportaciones a los patrimonios protegidos se encuentran no sujetas al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Para más información sobre la deducción por aportaciones realizadas al patrimonio protegido de personas con discapacidad véase evento "Familia: Personas dependientes".

Los contribuyentes que sean titulares de patrimonios protegidos o sus administradores deberán remitir una declaración informativa anual sobre las aportaciones recibidas. Para obtener información sobre dicha declaración consúltese la normativa del IRPF.

¿Cuáles son los beneficios que puedo aplicar en el caso de adquisición de un vehículo?

Se aplica el tipo reducido de Impuesto sobre el Valor Añadido del 4% en las entregas de los siguientes vehículos:

1. Vehículos para personas con movilidad reducida a que se refiere el número 20 del Anexo I del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, esto es, aquellos cuya tara no sea superior a 350 kg. y que, por construcción, no pueden alcanzar en llano una velocidad superior a 45 km./hora, proyectados y construidos especialmente (y no meramente adaptados) para el uso de personas con alguna disfunción o incapacidad física.

2. Vehículos destinados a ser utilizados como autotaxis o autoturismos especiales para el transporte de personas con minusvalía en silla de ruedas, bien directamente o previa su adaptación,

3. Vehículos a motor que, previa adaptación o no, deban transportar habitualmente a personas con minusvalía en silla de ruedas o con movilidad reducida, con independencia de quién sea el conductor de los mismos.

En el caso de los apartados 2 y 3 se requiere el previo reconocimiento del derecho por la Diputación Foral de Álava, para lo cual deberá presentarse solicitud para la aplicación del tipo impositivo del 4% con anterioridad a la adquisición. En particular, para el caso del apartado 3 deberá justificarse el destino del vehículo y aportar certificado o resolución expedido por el Organismo competente sobre minusvalías en el que acredite la existencia de dificultades de movilidad.

Además, en el caso del apartado 3 se deben cumplir los siguientes requisitos:

- Que hayan transcurrido al menos 4 años desde la adquisición de otro vehículo en análogas condiciones (salvo siniestro total).

- Que no sean objeto de transmisión durante el plazo de los 4 años siguientes a la fecha de su adquisición.

El Impuesto especial sobre determinados medios de transporte (impuesto de matriculación), prevé una exención para los casos de primera matriculación definitiva de vehículos automóviles nuevos o usados matriculados a nombre de personas con discapacidad para su uso exclusivo, siempre que concurran los siguientes requisitos:

- Minusvalía acreditada por el Organismo competente.

- Uso exclusivo por la persona con discapacidad.

- Que hayan transcurrido al menos 4 años desde la matriculación de otro vehículo en análogas condiciones (salvo siniestro total)

- Que no sean objeto de transmisión durante el plazo de los 4 años siguientes a la fecha de su matriculación.

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (impuesto de circulación), prevé una exención para los vehículos para personas de movilidad reducida y los vehículos matriculados a nombre de personas con discapacidad para su uso exclusivo. La aplicación de esta exención, esta supeditada al cumplimiento de unos requisitos que deberán consultarse con el Ayuntamiento correspondiente.

Para más información sobre la exención en el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte véase las siguientes "Preguntas más frecuentes".

Particularidades para las persona con discapacidad que sean beneficiarios de un seguro de vida o de una herencia

Los beneficiarios de un seguro de vida o herederos que tengan la consideración legal de discapacitados, gozaran en el Impuesto sobre Sucesiones, de reducciones que son objeto de actualización anual.

Asimismo y siempre que el grado de discapacidad sea igual o superior al 33% se les aplicara la Tarifa I con independencia del grado de parentesco existente entre fallecido y heredero o beneficiario.

Para obtener información sobre la determinación de la cuota en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones véase evento "Familia:Fallecimiento y recibir una herencia" y "Bienes:Recibir una donación" y consúltese la normativa.

Particularidades en el caso de donaciones efectuadas por una persona con discapacidad

No existirá ganancia o pérdida patrimonial con ocasión de las donaciones de empresas o participaciones realizadas a favor de determinados familiares cuando el transmitente se encuentre en situación de incapacidad permanente, en grado absoluta o gran invalidez.

Para obtener información sobre este beneficio consúltese la normativa del IRPF.

En el Impuesto sobre Donaciones las personas con discapacidad no gozaran de reducción alguna sin embargo se les aplicara la Tarifa I siempre que el grado de discapacidad sea igual o superior al 33% con independencia del grado de parentesco existente entre donante y donatario.

Reducción Vivienda: La adquisición por donación del pleno dominio, el usufructo, la nuda propiedad o del derecho de superficie de la vivienda en la que adquirente (donatario) hubiera convivido con el donante durante los dos años anteriores a la donación gozara de una reducción del 95% en la base imponible con un limite máximo de 212.242 €