Tema de interés

El Registro de Representantes Voluntarios

El Registro de Representantes Voluntarios recoge las autorizaciones que unas personas (representadas) dan a otras (representantes) para que actúen en su nombre, con determinadas facultades, ante la Hacienda Foral de Álava, por ejemplo, para que presenten declaraciones tributarias, soliciten certificados u otros documentos acreditativos, interpongan recursos o reciban notificaciones de Hacienda.

El Registro de Representantes Voluntarios ha sido creado mediante el DECRETO FORAL 15/2010 del Consejo de Diputados de 13 de abril, que regula la representación voluntaria otorgada para la realización de determinados trámites y actuaciones en materia tributaria ante la Hacienda Foral de Álava (BOTHA núm. 46).

El uso de la Representación Voluntaria entró en vigor el 1 de diciembre de 2010.

La representación voluntaria

Los obligados tributarios pueden realizar por sí mismos cualquier tipo de actuación tributaria. No obstante, tienen la posibilidad de delegar esta potestad a una persona representante, quien actuará en su nombre para realizar sus gestiones tributarias ante la Hacienda Foral de Álava.

Por lo tanto, la representación voluntaria permite a un obligado tributario habilitar a una persona de su confianza o a un profesional para que realice en su nombre trámites, actuaciones, ejercicio de derechos o cumplimiento de obligaciones.

En general, para que una persona (profesional o no profesional) pueda actuar en nombre de un obligado tributario, es necesario que se acredite el poder de representación ante la Hacienda Foral de Álava para cada trámite o gestión que quiera realizar.

Sin embargo, si esta persona inscribe su relación de representación en el Registro de Representantes Voluntarios, queda exonerada de acreditar el poder de representación cada vez que entable una relación con la Hacienda Foral de Álava en nombre y representación del obligado tributario.