Tema de interés

Trabajo: Cambiarse de lugar de trabajo

 

Cuando a un trabajador le trasladan a un nuevo centro de trabajo, se le pueden plantear una serie de interrogantes referidos a su tributación.

Las consecuencias fiscales son diferentes si se trata de un traslado temporal a otro centro de trabajo o si se trata de un traslado definitivo.

1. Traslado temporal

Es el caso de un trabajador que pertenece a un centro de trabajo al que trasladan temporalmente a otro centro para que preste sus servicios (una obra diferente, una oficina diferente...).
 
En este caso, debe distinguirse entre los traslados por un período de hasta 9 meses y los traslados por un período superior a 9 meses.
 
a. Cuando el traslado temporal es de hasta 9 meses
 
En el caso de un traslado temporal a otro centro de trabajo por un período de hasta 9 meses, las dietas y asignaciones para gastos de viaje no tributan, siempre que se cumplan los requisitos y límites establecidos en la normativa, que son los siguientes:
 
a) Asignaciones para gastos de transporte
 
(i)           cuando el trabajador utilice medios de transporte públicos, no estará sujeto a gravamen el importe del gasto que se justifique mediante factura o ticket.
(ii)           cuando el trabajador utilice medios de transporte privados, no estarán sujetos a gravamen:
 
a.    la cantidad que resulte de multiplicar 0,29 euros por kilómetro recorrido siempre que se justifique el desplazamiento.
b.    los gastos de peaje y aparcamiento
 
b) Asignaciones para gastos de comida y alojamiento
 
(i)            cuando el trabajador haya pasado la noche en un municipio distinto del lugar de trabajo habitual y del que constituya la residencia del perceptor:
 
a.    Por gastos de alojamiento: las cantidades que se justifiquen
b.    Por gastos de comida:
                                          i.    Si el desplazamiento es dentro de España: 53,34 euros diarios
                                         ii.    Si el desplazamiento es fuera de España: 91,35 euros diarios
 
(ii)           cuando el trabajador no haya pasado la noche en un municipio distinto al del lugar de su trabajo habitual y del que sea su lugar de residencia:
 
                                          i.    Si el desplazamiento es dentro de España: 26,67 euros diarios
                                         ii.    Si el desplazamiento es fuera de España: 48,08 euros diarios
 
A determinados colectivos, como los funcionarios públicos con destino en el extranjero, el personal de vuelo de las compañías aéreas, o los conductores de vehículos destinados al transporte de mercancías, se les aplican reglas particulares. Para estos casos, los ciudadanos pueden pedir más información en la Hacienda Foral de Álava o consultar la normativa.
 
b) Cuando el traslado temporal es de más de 9 meses
 
Es el caso de un trabajador adscrito a un centro de trabajo al que trasladan temporalmente a otro centro de trabajo por un período superior a 9 meses para que preste sus servicios.
Con carácter general, cuando el desplazamiento y permanencia se realiza por un período continuado superior a nueve meses, no se exceptuarán de gravamen las asignaciones para los gastos de manutención y estancia, ya que se asimila al traslado definitivo.
 
2. Traslado definitivo
 
Si un trabajador es trasladado de forma definitiva a un nuevo centro de trabajo, las dietas y asignaciones para gastos de viaje no se encontrarán exentas de tributación.
A continuación tratamos de resolver las que entendemos como dudas más frecuentes para un ciudadano en el caso de que le traslade definitivamente de centro de trabajo.
 
a) ¿Cómo tributa en el IRPF la indemnización que percibe el trabajador por traslado definitivo de centro de trabajo?
 
En ocasiones, cuando la empresa decide trasladar el centro de trabajo de un empleado a un municipio distinto, satisface al trabajador una indemnización.
 
En el ámbito del IRPF, la indemnización que percibe el trabajador con motivo del traslado de su puesto de trabajo a un municipio distinto, está exceptuada de gravamen y, por tanto, no tributa, siempre y cuando:
 
(iii)          dicho traslado exija el cambio de residencia, debe tratarse por tanto de un traslado definitivo
(iv)         la indemnización se corresponda exclusivamente a gastos de locomoción y de manutención del trabajador y sus familiares durante el traslado, incluidos los gastos de traslado del mobiliario y demás enseres.
 
Por otro lado, el trabajador tributará únicamente por un 50% de las cantidades satisfechas por la empresa con motivo del traslado del puesto de trabajo que excedan del importe exento.
 
b) ¿Qué ocurre con los beneficios fiscales aplicados por inversión en vivienda habitual?
 
En ocasiones, el traslado definitivo a un nuevo centro de trabajo implica que el trabajador deba abandonar la que hasta entonces venía siendo su vivienda habitual.
 
En el ámbito fiscal, se entiende por vivienda habitual aquélla en la que se reside durante un plazo continuado de, al menos, tres años.
 
En este caso, al trabajador se le puede plantear qué ocurre con las cantidades que ha venido deduciéndose por adquisición de vivienda habitual cuando por un traslado definitivo abandona dicha vivienda en un plazo inferior a tres años.
 
Pues bien, cuando el abandono de la vivienda habitual se produce antes del transcurso del plazo de tres años, entre otras razones, por traslado laboral, no se produce la pérdida del derecho a la deducción en Ias cantidades invertidas.
 
En relación con el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, la adquisición de vivienda habitual tributa en este impuesto al tipo reducido del 2,5% siempre y cuando se reúnan una serie de requisitos y uno de ellos es que el adquirente la destine a vivienda habitual en los términos a que se refiere el apartado 8 del articulo 89 de la NF 3/2007, de 29 de enero, de IRPF y sus normas de desarrollo.
 
Pues bien, cuando la vivienda pierde el carácter de habitual por traslado laboral, antes de haber transcurrido el plazo de 3 años, no se produce la modificación en el tipo impositivo de ITP del 2,5 % inicialmente aplicado.
 
Igualmente el préstamo solicitado para la adquisición de la vivienda habitual está exento y el contribuyente no perderá el derecho a gozar de la exención, cuando la vivienda deje de ser habitual por traslado laboral antes de que transcurra el plazo de 3 años.
 
Para más información sobre la deducción por vivienda habitual véase “Vivienda: comprar una vivienda”
 
c) ¿Qué ocurre si el traslado implica el cambio de domicilio a otra provincia o Territorio Histórico?
 
Para conocer las consecuencias de un traslado que conlleve un cambio de domicilio consúltese  “Cambio de domicilio fiscal”