Montes

Montes

El 62,3% de la superficie alavesa es suelo forestal, es decir monte, mayoritariamente de propiedad pública. Los montes públicos, pertenecientes a concejos, ayuntamientos, comunidades, parzonerías, o a la Diputación de Álava, ocupan 152.688 hectáreas.

En 2009 hace un siglo que se aprobó el Catálogo de Montes de Utilidad Pública de Álava. En virtud de esta catalogación, hoy en día, una gran parte de los montes alaveses de propiedad pública están declarada como dominio público forestal, lo que les confiere un nivel de protección muy elevado.

Los bosques poblados fundamentalmente por especies autóctonas constituyen el 75% de los suelos forestales en Álava. La especie más extendida es el haya. Le siguen en importancia superficial el roble quejigo, la encina y el pino silvestre.

La mitad de los montes públicos alaveses están integrados en la Red Ecológica Europea Natura 2000, lo que constituye una importantísima contribución del sector forestal a la Conservación de la Biodiversidad: El 88,7% de la Red Natura 2000 de Álava es monte público.

Al papel fundamental de los montes alaveses en la conservación de la biodiversidad hay que añadir su interés como fuente de recursos renovables directos (madera, leña, pastos, setas, caza, etc.), así como los importantes beneficios ecológicos que proporcionan (protección de los suelos, regulación del régimen hídrico, almacenamiento de carbono…) y los beneficios sociales que aportan (empleo, espacio de uso público y disfrute de la naturaleza, entre otros)

La Diputación Foral de Álava ejerce históricamente la competencia exclusiva en materia de Montes. La Norma Foral de Montes 11/2007 de 26 de marzo es el marco legal en el que dicha competencia se encuadra. Esta reciente Norma incorpora al ordenamiento de los montes alaveses nuevos conceptos de planificación y gestión, tales como la función social del monte, la gestión sostenible de los montes, la certificación forestal o la evaluación paisajística. Además revisa y actualiza los aspectos relacionados con la Gestión de los Montes y el Aprovechamiento de sus Recursos, poniendo especial énfasis en la adecuación de los usos vecinales de los montes a la realidad actual, a sabiendas de que el mantenimiento de los usos tradicionales representa la mejor garantía de conservación de este magnífico patrimonio natural.